La cita cierra esta tarde sus puertas con más de 35.000 profesionales registrados

 València, 9 Febrero 2018.- FIMMA – Maderalia, la cita española de materiales y tecnología para el sector de la madera, mueble, carpintería e interiorismo cierra esta tarde sus puertas superando las expectativas más optimistas y con un incremento estimado de visitantes profesionales del 23’4% respecto a la cita de 2016.  Así, a falta aún de contabilizar las cifras de la tarde, a mediodía de hoy ya se habían superado con creces los 35.000 visitantes profesionales propios registrados en FIMMA – Maderalia, a los que aún habría que sumar el importante flujo de profesionales procedentes de CEVISAMA, certamen con el que ha compartido una intensa semana de actividad ferial.

Más profesionales y de más calidad para Maderalia

Al respecto, el presidente de Maderalia, Francisco Perelló, ha destacado la “gran feria” que se ha vivido durante estos días y el “empuje que supone para el sector”. Perelló ha incidido en el “extraordinario grado de profesionalidad que han tenido los visitantes de Maderalia” y, en este sentido, destacaba los perfiles de “fabricantes de muebles, carpinteros y, sobre todo, arquitectos y diseñadores” como los mayoritarios.

Además, el presidente de Maderalia ha reconocido “el importante salto de calidad en el nivel de los stands, así como en la presentación del producto que se ha evidenciado en la edición de 2018 de Maderalia” un hecho que, unido a la oferta, ha provocado, a juicio de Perelló, que “hayamos tenido llenos los pasillos incluso hasta última hora de la tarde”.

Firma de pedidos de maquinaria y tecnología 4.0 en FIMMA

Por su parte, la parte más tecnológica y de maquinaria de la bienal, FIMMA, también ha registrado un notable incremento de negocio y de actividad ferial. Según ha explicado su presidente, el industrial Santiago Riera, “se ha recibido a mucho visitante y cliente con la decisión de compra ya tomada y con la firme convicción de firmar aquí la adquisición de su próxima línea de maquinaria para su fábrica o carpintería”.

Esto se debe, según explica Riera, a que “el mercado ha despertado definitivamente y muchos fabricantes, carpinteros e instaladores tienen la necesidad imperiosa de renovación e innovación. Hoy en día los prescriptores encargan proyectos cada vez más complejos y que utilizan nuevos materiales, no sólo madera, que exigen nuevos procesos de mecanizado y nuevas tecnologías”, apunta.